Actividades de la Escuela

A lo largo del curso, nuestros alumnos van realizando diversas actividades que favorecen su desarrollo en todos los ámbitos, cognitivo, psicomotriz y social. Estas actividades evolucionan con las estaciones y las fechas marcadas en el calendario, teniendo en cuenta el desarrollo de nuestros alumnos, y giran siempre en torno a los principios y valores de la escuela.

Bilingüismo

Ofrecemos formación bilingüe (español e inglés) para los alumnos de la escuela infantil Diábolo porque pensamos que dominar el inglés será esencial para su futuro. Consideramos que es la edad perfecta para empezar a aprender esta lengua y que será muy positivo y favorecedor para ellos.
Por ello, utilizamos diversos materiales didácticos como apoyo a las actividades destinadas a la inmersión en el inglés a través de juegos, canciones, vídeos, imágenes... Los contenidos serán los mismos que para la lengua española, con lo que conseguimos que los alumnos disfruten y aprendan sin esfuerzo. Utilizaremos, por tanto, metodologías didácticas basadas en el juego.

Todos los niños de la escuela disfrutan de dos sesiones de inglés al día (una por la mañana y otra por la tarde), además de una actividad extra dos días a la semana que realizan en inglés, como fichas, gimnasia, storytelling...

Nuestro objetivo es que los niños lleguen a la "escuela de mayores" un conocimiento de la lengua inglesa que les permita desenvolverse en las asignaturas pertinentes sin problema.

Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional es la base de la eduación y se define como "la habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, lo cual fomenta un crecimiento emocional e intelectual". La infancia es una etapa crucial para aprender a gestionar las emociones. Por eso, en Diábolo, la Inteligencia Emocional se trabaja en todos los ámbitos de nuestro proyecto educativo y a todos los niveles.

Para ello, utilizamos juegos destinados a reconocer emociones, cuentos y canciones con los que los niños se sienten cómodos y aprenden a conocerse mejor a sí mismos y a identificar al resto del grupo como individuos que también sienten sus propias emociones.

 

Psicomotricidad vivenciada

La psicomotricidad vivenciada es una actividad no dirigida basada en el movimiento y el juego libre. Gracias a ella, los niños descubren y desarrollan sus capacidades e intereses. Esta actividad contribuye al desarrollo de las capacidades motoras, sociales e intelectuales del niño.

Las educadoras se sitúan como espectadoras, siempre proporcionando seguridad o observando el desarrollo de los niños. La libertad y la autonomía que se proporcionan a los niños favorecen la confianza en sí mismos, la creatividad, la iniciativa, la motivación... Además, los niños advierten la necesidad de que existan normas y límites.